Nueva norma ISO en desarrollo para la resiliencia urbana

.
Lunes, 15/Julio/2019

El urbanismo está en crecimiento, ejerciendo presión en recursos e infraestructura como nunca antes. No hay que detener la marea, por lo que los líderes de la ciudad necesitan desarrollar resiliencia para poder hacerle frente. El trabajo en una nueva Norma Internacional para la resiliencia urbana, liderada por las Naciones Unidas, acaba de comenzar, con el objetivo de ayudar a los gobiernos locales a construir entornos urbanos más seguros y sostenibles.

Las 600 ciudades más importantes del mundo albergan al 20% de la población mundial, pero producen el 60% del PIB mundial, y las cifras están creciendo. Se estima que, para 2050, el 68% de nosotros vivirá en ciudades, aumentando la escala de impacto cuando ocurran desastres. Y estos ocurrirán. En 2018, por ejemplo, más de 17 millones fueron desplazados por desastres repentinos como las inundaciones. Dado que el cambio climático hace que estos desastres sean más frecuentes y menos predecibles, las áreas urbanas deben estar preparadas.

Se ha comenzado a trabajar en una nueva norma ISO para la resiliencia urbana, destinada a apoyar a los gobiernos locales y nacionales a desarrollar su capacidad para enfrentar los nuevos desafíos que surgen del cambio climático y los cambios demográficos. Definirá un marco para la resiliencia urbana, aclarará los principios y conceptos, y ayudará a los usuarios a identificar, implementar y monitorear las acciones apropiadas para hacer que sus ciudades sean más resilientes.

El desarrollo de la norma está siendo liderado por ONU-Hábitat, el programa de las Naciones Unidas para los asentamientos humanos, como parte de su programa de resiliencia urbana. Se beneficiará de sus 15 años de experiencia en el campo, así como de los expertos internacionales en el comité técnico de la ISO responsable de la norma, ISO / TC 292, Seguridad y resiliencia.

Esteban León, Jefe del Programa de perfiles de resiliencia de la ciudad en ONU-Hábitat y miembro clave del grupo de trabajo que desarrolla la norma, destacó que una ciudad resiliente debe evaluar, planificar y actuar para prepararse y responder a todos los desafíos, ya sean repentinos o no.

 “Esto es una tarea difícil y la mayoría de las ciudades necesitan una guía más clara sobre lo que esto significa en la práctica y cómo pueden alcanzar ese objetivo. La norma ISO apoyará a estas ciudades y las ayudará a mejorar la vida de las personas que viven allí ".

La nueva norma en desarrollo también se basará en otros documentos de la ISO relacionados, y en la experiencia y la habilidad de otros comités técnicos de la ISO. Esto incluye una serie de normas sobre seguridad y resiliencia y el trabajo del comité ISO / TC 268, ciudades y comunidades sostenibles.

Contribuirá directamente al Objetivo de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas SDG 11 Ciudades y comunidades sostenibles. 

Para obtener más información sobre la norma o participar en su desarrollo, comuníquese con el correo info@ibnorca.org.