Las Directrices de "Net Zero"

Las Directrices de "Net Zero" establecen un camino común para la definición de "Net Zero" y términos relacionados (absorciones de gases de efecto invernadero, compensación, cadena de valor, etc.), aclarando las diferencias en el alcance entre las emisiones directas, las emisiones indirectas de la energía comprada y otras emisiones indirectas derivadas de las actividades de una organización.

Además establecen los principios de alto nivel para todos los actores que desean lograr la neutralidad climática, la orientación práctica para llegar allí lo antes posible, a más tardar en 2050, la comunicación transparente y las declaraciones creíbles e informes coherentes sobre emisiones, reducciones y absorciones.

Las Directrices se basan en el impulso de las iniciativas voluntarias existentes y aumentan su impacto. Las declaraciones estandarizadas de "Net Zero" son más fáciles de comparar, crean un bucle de ambición y se pueden escalar a través de una mejor regulación.

Son una importante herramienta para los responsables políticos y todos los que trabajan hacia cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para su negocio, grupo o país.

Lanzadas en la COP27, las directrices Net Zero abordan un obstáculo importante para un mundo donde las emisiones de gases de efecto invernadero se reduzcan al mínimo y se equilibren con las absorciones: el panorama fragmentado de gobernanza neta cero.

Debido a que los enfoques y conceptos competitivos para el "Net Zero" siembran confusión; las directrices proporcionan una referencia común para los esfuerzos colectivos, ofreciendo una base global para armonizar, comprender y planificar el "Net Zero" (cero neto) para los actores a nivel estatal, regional, municipal y organizacional.

Net Zero

Para apoyar la acción climática global, ISO ofrece las Directrices “Net Zero” para su descarga gratuita y navegación en línea:

https://www.iso.org/obp/ui#iso:std:iso:iwa:42:ed-1:v1:es