La reducción de la huella de carbono se hizo más fácil con la nueva Norma Internacional

Todos nos estamos ahogando en el calor del calentamiento global, como lo demuestra la reciente ola de calor europea, y pronto puede convertirse en la norma. Un estudio demostró que si las emisiones de gases de efecto invernadero siguen aumentando como lo hacen, para el año 2100 el 74% de la población mundial estará expuesta a olas de calor mortales. La única solución es reducir nuestra huella de carbono, pero primero debemos medirla. Se acaba de publicar una norma ISO acordada internacionalmente para cuantificar la huella de carbono de los productos.

Según Global Footprint Network, una organización internacional de investigación sin fines de lucro que ofrece información y métricas para avanzar en la sostenibilidad, estamos cayendo en una deuda ecológica, y si seguimos consumiendo los recursos de la tierra al ritmo actual, pronto necesitaremos el equivalente a 1.7 tierras para sobrevivir.

El aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero, causado principalmente por nuestro consumo rabioso, ha provocado el caos climático y la consecuente interrupción del suministro de alimentos y agua que vemos ahora. Pero se puede hacer mucho para revertir esto al reducir nuestra huella de carbono.

ISO 14067: 2018, Gases de efecto invernadero - Huella de carbono de los productos - Requisitos y directrices para la cuantificación, acaba de publicarse como una Norma Internacional, proporcionando principios, requisitos y directrices acordados a nivel mundial para la cuantificación y notificación de la huella de carbono de un producto (CFP). Le dará a las organizaciones de todo tipo un medio para calcular la huella de carbono de sus productos y proporcionar una mejor comprensión de las formas en que pueden reducirlo.

ISO 14067: 2018 reemplaza la especificación técnica ISO / TS 14067: 2013, que se actualizó a la condición de Norma Internacional después de que el mercado señalara la necesidad de un documento más profundo.

Daniele Pernigotti, Coordinador del grupo de trabajo que desarrolló la norma, dijo que medir la CFP es considerado por la Convención de Marco de Referencia sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas como una forma clave de contribuir al logro de los objetivos internacionales de acción climática.

"Permite a las organizaciones ver con mayor precisión dónde se generan los principales impactos en su huella de carbono relacionados con la producción de sus productos, y así tomar las medidas adecuadas para reducirlo", dijo.

"Por ejemplo, si está relacionado con materias primas, puede investigar el uso de otras, o si está relacionado con el transporte, pueden observar mejoras en su modelo de logística o investigar a proveedores o distribuidores más cerca de casa".

Los cambios clave de las especificaciones técnicas incluyen un mayor enfoque en la cuantificación, moviendo otros temas como la comunicación a las normas en la familia de gestión ambiental ISO 14000; mayor claridad en una variedad de aspectos tales como el cálculo del uso de la electricidad; y la introducción de orientación específica para productos agrícolas y forestales.

ISO 14067 es parte de la familia de normas ISO 14060 para cuantificar, controlar, informar y validar las emisiones de gases de efecto invernadero para respaldar una economía baja en carbono.

La norma fue desarrollado por el grupo de trabajo WG 8 del comité técnico ISO / TC 207, gestión ambiental, subcomité SC 7, gestión de gases de efecto invernadero y actividades relacionadas, cuya secretaría se lleva a cabo conjuntamente por SCC, miembro de ISO para Canadá y SAC, Miembro de ISO para China. Se puede comprar a través de su miembro nacional de ISO o de la tienda ISO.

Fuente: ISO, escrito por Clare Naden el 22 de Agosto de 2018

ISO 50001 para la gestión energética recibe un impulso

La reducción del consumo de energía y la mejora de la eficiencia energética están a la vanguardia de la agenda mundial del cambio climático. ISO 50001, la norma internacional emblemática para mejorar el rendimiento energético, acaba de ser actualizado.

El consumo de energía está en aumento, a pesar de que contribuye a casi el 60% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Al mismo tiempo, más de mil millones de personas aún carecen de acceso a la electricidad y muchas más dependen de fuentes de energía dañinas y contaminantes. No es sorpresa, entonces, que abordar la eficiencia energética y los desafíos del cambio climático constituyan una parte clave de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda 2030 de las Naciones Unidas.
ISO 50001: 2018, Sistemas de gestión de la energía - Requisitos con orientación para el uso, transformó el rendimiento energético de las organizaciones en todo el mundo cuando se publicó por primera vez en 2011, dándoles una herramienta estratégica para utilizar su energía de manera más eficiente y efectiva. Proporciona un marco para gestionar el rendimiento energético y abordar los costes de energía, al tiempo que ayuda a las empresas a reducir su impacto medioambiental para cumplir los objetivos de reducción de emisiones.
ISO 50001 acaba de ser revisada, lo que lo hace aún más efectivo para enfrentar los desafíos energéticos del mundo. Roland Risser, presidente del comité técnico de ISO que desarrolló la norma, dijo que la nueva versión presenta términos y definiciones actualizados y una mayor clarificación de ciertos conceptos de rendimiento energético.
"También se hace mayor hincapié en el papel de la alta dirección, ya que es importante inculcar un cambio en la cultura organizacional", explicó. "Ahora también está alineada con los requisitos de ISO para las normas del sistema de gestión, lo que facilita su integración en los sistemas de gestión existentes de una organización".

ISO 50001 se ha vuelto cada vez más importante desde su lanzamiento hace siete años. A fin de 2016, se emitieron un total de 20 216 certificados a ISO 50001, según la Encuesta ISO, que revela que las certificaciones a la norma aumentaron un 69% durante ese año. ISO 50001: 2018 fue desarrollada por el comité técnico ISO / TC 301, gestión de energía y ahorro de energía, cuya secretaría se lleva a cabo conjuntamente por ANSI, miembro de ISO para EE. UU. Y SAC, miembro de ISO para China. Se puede comprar a través de su miembro nacional de ISO o a través de la tienda ISO.

Fuente: ISO, escrito por Clare Naden el 21 de Agosto del 2018

 

14 de octubre de 2018 - Las Normas Internacionales y la Cuarta Revolución Industrial

Así como las normas fueron cruciales durante la primera revolución industrial, hace más de 250 años, también jugarán un papel crítico en la cuarta. 

La Cuarta Revolución Industrial se refiere a las tecnologías emergentes, que están borrando las fronteras tradicionales entre los mundos físicos, biológicos y digitales. Este aumento de la conectividad de las personas y las cosas tendrá un impacto en la forma que producimos, comerciamos y nos comunicamos, al igual que la energía a vapor transformó los métodos de producción y la forma de vida de muchas sociedades durante la Primera Revolución Industrial.

En el siglo 18, la transición del trabajo manual al trabajo con maquinaria y en fábricas planteó la necesidad de las normas. Por ejemplo, para reemplazar piezas de una máquina y permitir la producción en masa de componentes especializados. 

Hoy, las normas jugarán una vez más un papel clave en la transición a una nueva era. La velocidad del cambio que estamos presenciando no sería posible sin ellas. Los innovadores confían en las Normas Internacionales, como las producidas por IEC, ISO e ITU, para garantizar la compatibilidad y la interoperabilidad, de modo que las nuevas tecnologías se puedan adoptar a la perfección. También son un vehículo para difundir el conocimiento y la innovación a nivel mundial.

El rápido ritmo de cambio provocado por la Cuarta Revolución Industrial tiene sus desafíos. Los robots y la inteligencia artificial se encargarán de más y más tareas realizadas anteriormente por humanos, la fabricación aditiva (también conocida como impresión 3D) cambiará la forma en que fabricamos productos, y nos dará la capacidad de "imprimir cosas" en casa, y como todo, desde aviones hasta monitores para bebés están conectados digitalmente, la vulnerabilidad de los datos y las consecuencias de una violación están creciendo exponencialmente. Estos son solo algunos ejemplos de los problemas presentados por una nueva generación de tecnologías inteligentes caracterizadas por grandes volúmenes de datos, mayor integración, almacenamiento en la nube y comunicación abierta de dispositivos por nombrar algunos. Las Normas Internacionales son una poderosa manera de garantizar la seguridad y minimizar el riesgo. Por ejemplo, las normas de seguridad pueden mantener nuestros datos seguros y disuadir a los piratas informáticos. Y las normas de seguridad para los robots harán que sea más fácil interactuar con los humanos.  

La Cuarta Revolución Industrial ha comenzado, pero con el fin de aprovechar su potencial para el mejoramiento de la sociedad, se necesitan normas.

Listo para el despegue: primeras directrices internacionales para pequeñas naves espaciales acaban de ser publicadas

El espacio es furor, así que parece. El número de pequeñas naves espaciales, incluidos los satélites, que se fabricaron se ha disparado en los últimos años, y las proyecciones futuras son igualmente explosivas. Los primeros requisitos acordados internacionalmente se acaban de publicar, lo que permite a la industria viajar aún más alto.

La industria de los satélites pequeños está despegando. Según un informe reciente de SpaceWorks, una compañía aeroespacial centrada en la entrega de tecnología aérea y espacial de vanguardia, el 2017 se mostró un aumento del 205% en lanzamientos de pequeños satélites en comparación con el 2016, con un número récord de satélites todavía a la espera de su lanzamiento. Además, las previsiones para la futura producción de naves espaciales, a menudo por nuevos entrantes en la industria, se ven igualmente celestiales.

Pero producir estas naves espaciales implica algunos requisitos muy específicos que los recién llegados al mercado pueden desconocer. Para ayudar a armonizar el sector, ISO acaba de publicar la primera especificación técnica internacional para pequeñas naves espaciales, que establece los requisitos mínimos que cada nave espacial pequeña debe cumplir independientemente de su misión.

Reuniendo la experiencia internacional, ISO / TS 20991, Sistemas espaciales - Requisitos para pequeñas naves espaciales, detalla los requisitos para las diversas etapas del ciclo de vida del sistema de naves espaciales pequeñas.

Paul Gill, presidente del subcomité técnico de ISO que desarrolló el documento, dijo que se estima que se lanzarán hasta 2 600 pequeñas naves espaciales en los próximos cinco años, muchas de ellas fabricadas por nuevos operadores.

"ISO / TS 20991 será de gran beneficio para los desarrolladores de pequeñas naves espaciales, así como para los operadores de lanzamiento, al proporcionar los requisitos mínimos para garantizar su seguridad y la mitigación de desechos", explicó.  

"Cubre todo, desde el diseño, lanzamiento, despliegue, operación y eliminación, lo que también proporcionará a los recién llegados a la industria un medio para acceder al espacio, generalmente de dominio de grandes empresas y gobiernos".

ISO / TS 20991 fue desarrollado por el comité técnico ISO / TC 20, vehículos aéreos y espaciales, subcomité SC 14, sistemas espaciales y operaciones, cuya secretaría está en manos de ANSI, miembro de ISO para los EE. UU. Está disponible para su compra a través de su miembro nacional ISO a través de la tienda ISO.

 

Fuente: ISO, Por Clare Naden, 16 de Agosto de 2018

Está aquí: Home News and Events